lunes, 14 junio, 2021

Lo que Perdimos en Hollywood

No te Pierdas

Martin Cidhttps://martincid.com/author/martincid/
Autor de 13 libros y editor de Martin Cid Magazine

Algo no funciona en el cine, algo no funciona en Hollywood, y es que, sea opor las nuevas tecnologías o por los cambios de tendencias, el cine está perdiendo terreno frente a otras formas de entretenimiento más interactivas

El Hollywood de los años 40 parece haberse ido, y también con el los resquicios las décadas posteriores, tal vez hasta los 90. Eran películas fruto de la rebeldía, de personajes tal vez heroicos que nos mostraban que, como pasaba en Hollywood todo era posible y las películas estaban hechas, como decían en una peli de John Houston “del material del que se fabrican los sueños”.

Parece que hoy hemos dejado de soñar dando paso al dogma mercantil sobre todo y para todo: hay una manera de hacer las cosas para hacer dinero y de ahí no te muevas, y cuanto más diversifiques la inversión, mejor. No es que esa misma norma no existiera ya en los años 40, es que (coexistiendo con estos tipos de “la norma”) había otros dispuestos a transgredirla y mantener las cosas en equilibro (la dialéctica que todo lo hace evolucionar, si nos ponemos un poco pedantes).

Hoy están todos de acuerdo: es un negocio y hay que verlo como tal, como espectadores y como creadores. Apenas hay motivo para la alegría, quedan pocos cines y el momento social que suponía acudir a una sala ha sido sustituido por algo mucho más frío y también más certero: un análisis de mercado. Antes también los había, se llamaban premieres e invitaban a unas cuantas personas del público y daban su opinión antes del estreno. A veces hasta cambiaban algo. Era muy rudimentario, sí, pero de alguna manera se mantenía cierto grado de libertad porque, al fin y al cabo, aquello no era fiable.

Lo que Perdimos en Hollywood
Lo que Perdimos en Hollywood

Hoy está el Big Data y eso sí que es fiable, nadie duda de la eficiencia de los datos de millones de ordenadores conectados aportando datos fiables a cada millonésima fracción de segundo. Sin fallo, demasiado tentador para el que tiene que poner la pasta, ¿quién iba así a fiarse de un creador? Es normal, no estoy seguro de que yo lo hiciera, ni siquiera conmigo mismo. Lo seguro para la inversión es coger los datos, echarle un ojo a los estudios de opinión y ya tenemos un guion detrás de otro. Por cierto, nada distinto a los años cuarenta, en que la mayoría también se hacían así, rápido y mal y siguiendo un guioin que funcionaba. Eso sí, la diferencia es que, de vez en cuando, salía algo decente. Ahora parece que ya no, al menos a nivel del gran Hollywood.

Lo dijo George Clooney en la antesala de los Oscar: o algo cambia, o algo estamos haciendo mal. Y es que por muy fiables que sean estos estudios, dejan atrás el componente humano y eso que, tal vez, no puede dar una máquina a pesar de que algoritmo diga que sí: la esperanza.

Me explico. Hollywood fue una obra de pioneros, como Las Vegas y cosas así… hoy en día esos pioneros han desaparecido y han dado paso a ejecutivos ya establecidos que vienen a hacer su trabajo (nada que objetar) y a mantener lo que ya les han dado hecho. No construyen nada nuevo ni nadie quiere hacer: es mantener el status del cine y que las cosas no se muevan de su sitio. En todo caso, devolverle su esplendor (que era mucho y ya se ve muy lejano). No se puede hacer nada nuevo porque para eso hay otras cosas que ya innovan suficiente. Ésa parece ser las perspectiva actual y con ella nos hemos topado.

No quiero ser pesimista ni tampoco alegre en este tema: no le veo solución y tampoco veo una sociedad deseosa de un cambio. Todo pasaría por eso: que la gente lo pidiese, pero nadie parece hoy en día quejarse de nada ni buscar nada nuevo, sólo volver a lo que había, mantener lo que se tiene en estos tiempos extraños que nos amenazan, siempre y cada día, con algo peor.

Supongo que es lo que nos ha tocado, pero no podio dejar de tener un poco de nostalgia en estos días del cine… y un poco de ese espíritu que representó el western con sus outsiders que, hoy en día, parece que ya no nacen.

O permanecen callados.

-Es usted William Munny de Missouri, el asesino de niños y mujeres.
-Así es. He matado a mujeres y niños. He disparado sobre cualquier cosa que tuviera vida y se moviera. Y hoy he venido a matarle a usted por lo que ha hecho a Ned.
Diálogo de Sin Perdón, de Clint Eastwood

Más Artículos

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimos Artículos