lunes, 18 octubre, 2021

Lo que Perdimos en el 2020

No te Pierdas

Avatar of Martin Cid
Martin Cidhttps://martincid.com/author/martincid/
Autor de 13 libros y editor de Martin Cid Magazine

2020 ha sido un año nefasto, desastroso, terrible, y no sólo porque Trump haya perdido la reelección

2020 será recordado por el año del Coronavirus, sin duda (eso a nivel mundial), pero también me gustaría destacar algunos efectos colaterales que el dichoso “bichillo” nos ha traído, sea culpa o no de él.

Este 2020 nos ha traído el desasosiego a todos. Ayer viendo Netflix, apareció un documental llamado A la Mierda el 2020. Estaba bien, muy político. Sólo hablo por mí, pero este año me ha quitado muchas cosas, entre ellas a dos pequeñines que se han ido (de esos de cuatro patas, de los que merecen de verdad la pena). Luego a nivel personal ha sido un desastre, supongo un poco que como a todos y, todos tratamos de sobrevivir.

No sé si a vosotros os ha pasado (desengañaros, ya no espero ni comentarios, que se agradecerían para no tener la sensación de vivir en una isla desierta, que vivo), pero este 2020 me ha traído el desencanto. Viendo este programa, me sorprende aún que la gente tenga esperanzas en lo social, en este sistema que no ha hecho más que usar esta epidemia (que es grave, nadie lo duda) en beneficio propio. Todos han tratado de erigirse en los salvadores del mal y que el voto de todos les serviría para paliar este desastre mientras, por lo bajo, jugaban a afianzar sus mandatos y su poder sobre la gente. Creen ellos que han ganado, pero han perdido y sólo han ganado unos pocos, los de siempre, que afianzan aún  más su poder esta vez enarbolando la bandera de la salud.

No digo que la salud no sea importante, claro que lo es: lo que sí digo es que se ha hecho una campaña supuestamente política apoyándose en un virus para lograr unos objetivos que poco tienen que ver con la salud. El beneficio social como excusa. Beneficio: cero. Más control, más poder para el enorme Goliath que es el sistema gobernado por unos que se aprovechan de la credibilidad y, por qué no decirlo, de la estupidez y del miedo para a través de la propaganda, llevarnos a todos como corderitos al matadero de la falta de libertad.

Este 2020 ha sido nefasto precisamente porque nos hemos entregado a lo que diga el señor, el amo del castillo que promete salvarnos de esta epidemia porque ellos y sólo ellos pueden hacerlo a consta de sacrificios de la gente. No son muchos: ponerse una mascarilla un día, cerrar el negocio al siguiente. Todo parece hasta coherente: no se puede continuar con la actividad habitual con un bichito invisible por ahí pululando. Pero en el fondo: ellos ganan y toda esta situación ha servido para que, directa o indirectamente, los que mandan manden aún más y los que obedecen obedezcan (si cabe) aún más y más convencidos de que todos somos iguales bajo la dirección global.

Cuando me preguntan siempre digo en broma que soy negacionista: mentira porque en el fondo sé que da igual mi respuesta. No niego el virus ni las consecuencias, sólo digo que algunos se están beneficiando y “haciendo” caja electoral de un mal que, sin pudor alguno, están empleando para llenarse los bolsillos y los egos de aplausos (patético).

El 2020 es un desastre porque nada volverá a ser igual. He visto a demasiada gente convencida que la salvación procede de acatar las normas y he visto a muy poca gente con juicio crítico capaz de plantearse quién se beneficia de todo esto y por qué.

Sí, me ha decepcionado la gente que acude “al matadero” bajo una promesa de salvación temporal: no morirás este año, sigue pagando y cumpliendo las normas que NOSOTROS tenemos la salvación, como un vende-motos en pleno Oeste Americano que siempre tiene la salvación a cambio de tu voto y, sobre todo, de gestionar los impuestos.

He visto demasiado miedo generalizado en el 2020, demasiado miedo que se apodera de todo y la muerte en cada portada de un diario sea donde fuere que estuviéramos. No se vende ya esperanza: se vende la desesperanza de aguantar un día más ante esta epidemia a cambio de un módico precio: la vida.

Sí, este 2020 ha sido verdaderamente… ¡una mierda!

Más Artículos

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimos Artículos