Historia y Evolución de las Lentillas

Artículos Relacionados

Cómo Salir de Fiesta como una Celebridad

Las celebridades que han conquistado la pantalla grande del...

Día Mundial del Reciclaje: 17 de Mayo

Este 17 de mayo se celebra una nueva edición...

CAPDELL en la Berlín Design Week 2022?

Capdell, reconocido fabricante de mobiliario de diseño contemporáneo, participa...

Próxima escapada Entreparques: cuatro planes para descubrirlo

Entreparques es un destino turístico de proximidad, perfecto para...

Consejos para Rejuvenecer la Melena, por Ma Belle Salon

Por desgracia nada se salva del paso del tiempo:...

Comparte

Puede que las lentillas sean una cuestión de elegancia, cortesía, necesidad o simplemente queráis comprar lentillas buen precio. Os ofrecemos esta Breve Historia de las Lentillas, para que os informéis y elijáis, si gafas o lentillas.

Si las comparamos con las gafas, podríamos decir que las lentillas son un invento relativamente moderno. Las gafas fueron creadas en Italia hace más de setecientos años. No obstante, hay registros que nos muestran que ya en el siglo I el ser humano intentaba aumentar su visión por medio del uso de piedras preciosas.

Respecto a las lentillas como hoy las conocemos, no hace más de sesenta años que existen las que cubren solo la córnea. Pero su concepto, sin embargo, se remonta a mucho tiempo atrás.

Hoy en día hay productos de gran calidad, como tiendas online, y que se pueden encontrar en todas partes. Por ejemplo, Vision Direct España que está al alcance de todos los bolsillos. 

En este artículo, abordamos su interesanmte historia y evolución.

Códice del ojo (1508)

La historia de las lentillas comienza, curiosamente, con Leonardo da Vinci, uno de los artistas e inventores más famosos de la historia. Da Vinci escribió el “Códice del ojo”. En él aseguraba que sumergir la cabeza en un recipiente de cristal con agua podría corregir ciertas afecciones de la vista.

Asimismo, da Vinci creó una lente de cristal provista de un embudo en uno de sus lados para verter agua en ella. Sin embargo, si bien el concepto era adecuado, el invento no resultó ser del todo práctico.

El diseño de Descartes (1633)

El método que propondría René Descartes, ciento cincuenta años después, se acercaría bastante más al producto actual. El matemático francés diseñó un tubo con una curvatura en un extremo, semejante a la de una córnea, y luego lo llenó de agua.

Si bien significó un avance, la solución de Descartes no resultó mucho más práctica que la de da Vinci.

Para apoyarse en el ojo, los tubos precisaban de un soporte externo, y el diseño no hacía posible el parpadeo. No obstante, a Descartes se le reconoce el mérito de haber sido el primero en proponer la colocación de la lente directamente sobre la córnea y no sobre la esclerótica completa.

El prototipo de Young (1801)

Los diseños de Descartes sirvieron para que el científico inglés, Thomas Young, creara en 1801 un prototipo basado en ellos. Young colocó las lentes llenas de agua en sus propios ojos, utilizando cera. Luego tomó nota de los resultados.

El científico comprobó que las lentes de Descartes empañaban su visión. Pero esto podría solucionarse con otro tipo de lentes. Young desarrolló las ideas de Descartes y da Vinci y abrió el camino hacia diseños más prácticos.

La contribución de Herschel (1823)

Con sus sugerencias sobre el tallado y la adaptación de las lentes, el astrónomo inglés Sir John Herschel contribuyó al desarrollo de un diseño práctico para su uso.

En 1823, Herschel sugirió la idea de corregir una lente de contacto de vidrio para que se ajustara sin problemas a la superficie de la córnea.

Además, propuso emplear un relleno de gel entre la córnea y la lente para que no se dañara el ojo.

Las lentillas se hacen realidad (1887)

La creación de lentillas parecía algo cercano en el siglo XIX. Así lo demostraban los avances en el tallado de lentes, el soplado de vidrio y la asistencia médica, lo que en conjunto permitió que se reprodujeran con precisión las curvaturas del ojo.

Un tipo de lentilla transparente fue creada en 1887 por el fabricante alemán F. A. Muller. Estas primeras lentillas no fueron desarrolladas para mejorar la visión, sino para proteger los ojos enfermos.

Muchos de los avances realizados en el siglo XIX servirían para que más tarde, en el siglo XX, las lentillas comenzaran a mostrar sus efectos positivos en la corrección de la visión.

No obstante, la tecnología aún no contaba con el desarrollo suficiente para asegurar un uso generalizado, y las lentillas solo se empleaban para fines médicos específicos.

Las lentes de cristal pequeñas dificultaban la adhesión al ojo, mientras que las grandes interferían en buena medida en la lubricación natural. Al ser impermeables, el uso de las primeras lentillas de cristal era limitado, ya que demandaban una lubricación constante.

Por otra parte, aún resultaban incómodas y la fragilidad de las lentillas más pequeñas podía provocar lesiones graves en el ojo. Había muchos detalles por ajustar aún antes de permitir su uso generalizado.

Visión de plástico (1936)

El primero en utilizar el plástico en las lentillas fue William Feinbloom. Estas nuevas y ligeras lentillas, al anular el riesgo de rotura en el ojo, revolucionaron la industria y dejaron en el olvido a las lentes de cristal.

A pesar de este gran progreso, las lentillas solo podían utilizarse durante cortos períodos de tiempo, ya que seguían siendo lentes esclerales que cubrían toda la parte externa del ojo.

Nacimiento de la lente corneal (1948)

En 1948 se creó finalmente la lente corneal. Lo curioso del asunto es que fue totalmente por accidente. Kevin Touhy, un técnico óptico de origen inglés, se encontraba lijando una lente de plástico. De pronto, la parte escleral se desprendió.

El material que había quedado solo alcanzaba a cubrir la córnea. Entonces, Touhy decidió ponérsela. A pesar de su tamaño, la lente seguía manteniéndose en su sitio, mientras Touhy parpadeaba y miraba a su alrededor.

La reducción de la lente significó una mayor comodidad y aportó una menor interferencia con la lubricación natural del ojo. Los diseños se perfeccionarían a lo largo de la década de 1950, pero la industria experimentaría una gran transformación en la década posterior.

La era moderna de las lentillas (1960)

En 1960, los químicos Lim y Wichterle consiguieron perfeccionar el proceso de fundición del hidrogel. Ahora las lentillas, blandas e hidrofílicas, eran mucho más cómodas que las de plástico duro.

Al comienzo, las lentillas blandas presentaron una serie de dificultades. Su alto contenido de agua las hacía muy difíciles de manipular. Además, su calidad óptica era inferior a las lentillas de plástico duro. 

Sin embargo, una década de mejoras dieron lugar a que las lentillas blandas Bionite se lanzaran a la venta en Reino Unido. A diferencia de lo que ocurría con las lentillas duras, los usuarios podían llevarlas puestas durante todo el día sin mayores dificultades.

Lentillas de uso prolongado y permeables al gas (1986)

Las lentillas de uso prolongado y permeables al gas se lanzaron en 1986. Están fabricadas con un plástico resistente y duradero que transmite el oxígeno. Al no tener agua, las lentillas GP están menos expuestas a las bacterias que las lentillas blandas.

Lentillas de contacto blandas y desechables (1987)

Las lentillas de contacto blandas y desechables se lanzaron al mercado en 1987. Al permitirle a los usuarios tirarlas después de usarlas, estas lentillas blandas resolvieron los problemas de higiene.

Tuvieron un gran éxito y siguen siendo las más populares hasta hoy.

En nuestros días, las lentillas están muy lejos del concepto original de Leonardo da Vinci. Para la mayoría de los usuarios resultan muy cómodas, incluso imperceptibles, lo que les permite realizar sus actividades diarias con una excelente visión.

En Vision Direct España esperamos que hayas disfrutado de nuestro artículo. Si necesitas comprar lentillas a buen precio, no dudes en revisar nuestras ofertas y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.