Marketing Online y Marketing Tradicional

Marketing Online y Marketing Tradicional

¿Qué es el marketing online?

El marketing online es el proceso de anunciar cualquier tipo de producto o servicio a los consumidores potenciales mediante estrategias digitales. Por ejemplo, si contratas una agencia de marketing online para impulsar las ventas de tu negocio, su equipo de profesionales buscará las formas más efectivas de llegar a tu público objetivo centrándose en ofrecer información relevante y de calidad. Lo harán valiéndose de artículos, videos, podcasts, infografías, etc.

Los métodos y estrategias utilizados para el marketing online incluyen el correo electrónico, las redes sociales, la publicidad gráfica y la optimización de los motores de búsqueda, entre otros. El objetivo de este tipo de marketing es llegar a los clientes potenciales a través de los canales en los que pasan el tiempo leyendo, buscando, comprando o socializando en línea.

Supongamos que tienes una tienda de zapatos en Barcelona. Te has propuesto mejorar la presencia online de tu marca y diferenciarte de tu competencia. En ese caso, las estrategias de marketing tradicional no te servirían de mucho. Lo que deberás hacer es contactarte con una agencia o con profesionales que ofrezcan un servicio de posicionamiento SEO en Barcelona.

El marketing online, a diferencia del tradicional, está en constante desarrollo y tiene múltiples ventajas. Pero antes de destacarlas, hablemos un poco de marketing tradicional.

¿Qué es el marketing tradicional?

El marketing tradicional es una categoría amplia que incluye cualquier tipo de publicidad que se realice para promocionar un negocio y que no incluya estrategias de marketing digital. Antes de Internet, los medios tradicionales eran la única forma de marketing que utilizaban las empresas.

El marketing tradicional ha sido empleado durante décadas por las marcas para comunicar su propuesta de valor a un público que tenía pocas opciones, pero que creció con la llegada de la televisión por cable. Hay muchos tipos de marketing tradicional, y todos ellos siguen siendo opciones viables hoy en día, aunque para muchos algo obsoleta.

Muchas empresas han tenido éxito en sus comunidades locales con métodos como:

1. Vallas publicitarias

2. Anuncios de radio

3. Anuncios de televisión

4. Anuncios impresos (en revistas, periódicos, folletos)

5. Correo directo (catálogos, tarjetas postales, folletos)

6. Boca a boca (referencias)

El marketing tradicional es eficaz en determinadas situaciones. Una de sus ventajas es que permite a las empresas llegar a una gran audiencia utilizando medios de comunicación de masas como la televisión, la radio, los periódicos o las revistas. Sin embargo, si eres una empresa nueva o tienes un negocio pequeño, puede que no sea el mejor uso de tus recursos.

Diferencias entre el marketing tradicional y el marketing online

El marketing tradicional y el marketing online tienen muchas diferencias, aunque también presentan puntos en común. Una de las grandes diferencias es que en el marketing tradicional todo arranca desde el fondo, por lo que es necesario crear un producto muy bueno antes de promocionarlo. Por otro lado, el marketing online es al revés: primero promocionas y luego vendes.

Así como son muy distintos en cuanto a sus estrategias, también lo son respecto a los costos. El marketing tradicional (TV, revistas, etc.) tiene costos muy altos y no se puede medir el retorno de inversión fácilmente. En cambio, el marketing online es barato y se puede medir su efectividad con herramientas como Google Analytics.

4 diferencias principales

Canal: El marketing tradicional utiliza canales tradicionales como la televisión, la radio o los periódicos; mientras que el marketing online utiliza canales online como las redes sociales y las páginas web.

Planificación: El marketing tradicional responde a una planificación lineal, ya que se centra en un público concreto; mientras que el marketing online responde a una planificación circular, ya que se centra en diferentes públicos al mismo tiempo.

Audiencia: El marketing tradicional se dirige a un público específico; mientras que el marketing online se dirige a diferentes públicos al mismo tiempo.

Coste: El marketing tradicional tiene un coste elevado por los medios utilizados; mientras que el marketing online tiene un coste bajo por el número de personas a las que llega.

El marketing online aprovecha los canales de comunicación electrónicos como las redes sociales, el correo electrónico, los motores de búsqueda, los sitios web y las aplicaciones móviles para conectar con los clientes.

No solo se trata de un marketing más eficaz que el marketing tradicional, sino también más eficiente. Por ejemplo, puedes crear una campaña que se dirija a quienes se encuentren en un determinado radio de tu negocio, o a personas que pertenezcan a un determinado sector o puesto de trabajo.

Esto también se puede hacer en el marketing tradicional, pero en Internet hay tantos datos disponibles que suele ser más barato realizar este tipo de campañas, porque no hay que comprar listas caras (se elaboran por ti) y las opciones de segmentación son casi infinitas.

El marketing online nos permite conocer al detalle a quién llega nuestra promoción, cuánto gastamos en ella y qué resultados nos obtiene.

Esto es algo que no podemos saber en el marketing tradicional porque no tenemos ningún tipo de control sobre el medio que utilizamos.

Otra ventaja del marketing online es que podemos comunicarnos con nuestros clientes potenciales de una forma más personalizada.

Por último, las posibilidades de segmentación geográfica y demográfica del marketing online son prácticamente ilimitadas.

Conclusión

Si bien tiene sus beneficios, el marketing tradicional suele ser mucho más caro que el online, de manera que podría no representar la mejor opción para las pequeñas empresas.

Además, ofrece menos formas de medir el éxito de las campañas en comparación con el marketing online. Los profesionales del marketing online utilizan herramientas de análisis (como Google Analytics) para hacer un seguimiento del rendimiento de sus campañas y realizar ajustes en función de esos resultados, lo que es muy beneficioso.

El mercadeo en línea ofrece a los anunciantes mejor control sobre su presupuesto y una mayor probabilidad de éxito. Se pueden establecer metas claras y medir el retorno de la inversión con precisión. ¿Por qué? Debido a que los anunciantes pueden rastrear cada clic e interacción de un cliente potencial con exactitud.

Últimos Artículos

Artículos Relacionados