¿Cómo Elegir una Caja Fuerte? Los Mejores Consejos

¿Cómo Elegir una Caja Fuerte? Los Mejores Consejos

¿Quisieras comprar una caja fuerte, pero aún no sabes cuál elegir? Entonces este artículo es para ti. 

Tener una caja fuerte es de las maneras más efectivas y económicas que existen de proteger tus bienes preciados. En ella puedes guardar tus objetos más valiosos, documentos importantes e incluso dinero en efectivo. Precisamente por eso es importante tener la mejor asesoría antes de tomar una decisión.

Existen distintos tipos de cajas fuertes, cada modelo responde a necesidades y gustos diferentes. Si aún no sabes cuál es la mejor para ti, sigue leyendo. Hemos recopilado todo lo que necesitas saber sobre la variedad existente en el mercado junto a los mejores consejos para elegir la caja fuerte ideal para ti.

Tipos de cajas fuertes

Existen muchos tipos de cajas fuertes en el mercado. Con alarmas, luces, sistemas numéricos de seguridad, llaves, o bien empotradas, grandes, pequeñas… Aunque no hay una forma oficial de clasificarlas, las podemos dividir de acuerdo a sus características principales:

Según el tamaño

Aunque esta parece una distinción bastante obvia, no deja de ser importante. De acuerdo a su tamaño, las cajas fuertes se dividen de la siguiente forma:

  • Pequeñas: son ideales para guardar objetos de dimensiones reducidas o documentos de valor. Las puedes ubicar con facilidad en cualquier rincón de la casa e incluso llevarlas contigo.
  • Medianas: este tipo de caja fuerte tiene un término medio en cuanto al espacio interior. Como las anteriores, tiene la ventaja de que se puede ubicar con bastante facilidad.
  • Grandes: las cajas fuertes más grandes te permiten guardar objetos de todo tamaño. Eso sí, encontrarles un lugar adecuado e instalarlas puede ser un poco más complicado.

Según la forma de instalación

De acuerdo a la forma de instalación, podemos dividir las cajas fuertes en dos grandes grupos:

  • De superficie o de sobreponer: estas cajas fuertes son muy cómodas, pues no requieren de una obra para la instalación. Suelen ser pequeñas o medianas y, por lo general, basta con atornillarlas o fijarlas sobre la superficie deseada.
  • Empotrables: aunque son más seguras que las anteriores, también resultan más difíciles de instalar. Estas cajas fuertes están diseñadas para empotrar en el piso o en la pared. Antes de adquirir una, lo ideal es acudir a una empresa profesional como Seguridad Soler.

Según el sistema de cierre

El sistema de cierre y apertura es una parte fundamental de una caja fuerte. A continuación, te hablamos un poco sobre las opciones existentes:

  • Con combinación electrónica: se abren usando una contraseña numérica que se introduce mediante un teclado.
  • Con llave: como el nombre lo indica, este tipo de cajas fuertes funcionan con una llave. Por lo general, con llaves de gorja, pues son las más seguras.
  • Con combinación mecánica: tal como las de combinación electrónica, este tipo de cajas fuertes se abren usando una contraseña numérica. En este caso, la clave se introduce girando una o varias ruedas. Son modelos muy estéticos y pintorescos, en Seguridad Soler puedes encontrar algunos de ellos.
  • Con combinación y llave: estas cajas fuertes requieren una combinación y una llave de forma simultánea para abrir y cerrar.

Según el grado de seguridad

El grado de seguridad indica qué tan segura es una caja fuerte. Para clasificarse, cada grado incluye ciertos valores, como el número de cerraduras y la resistencia para el acceso completo. Se dividen de la siguiente manera:

  • Grado S1: Son las cajas más requeridas para domicilios, pues son pequeñas y están homologadas por la norma EN 14450. 
  • Grado S2: La seguridad de estas cajas fuertes es superior a las de grado S1, están homologadas por la misma norma.
  • Grado 0: El nivel de seguridad es aún superior. Están homologadas de acuerdo a la norma EN 1143-1 y suelen estar certificadas por el fabricante. Tienen una sola cerradura y 30 RU de resistencia ante acceso completo.
  • Grado I: Están indicadas para custodiar municiones de uso particular y armas largas. Tienen una cerradura y 50 RU de valor de resistencia.
  • Grado II: Estas cajas fuertes son ideales para empresas o domicilios que requieran guardar documentos u objetos de valor en cajas certificadas. El nivel de resistencia aumenta con respecto a las anteriores: 80 RU.
  • Grado III: Estas cajas están diseñadas para custodiar armas de fuego cortas. También como armeros para empresas de seguridad con armas cortas y largas. Tienen una sola cerradura y 120 RU valor de resistencia de acceso completo.
  • Grado IV: La seguridad de estas cajas fuertes es muy elevada, pues suelen contar con alarmas y sistemas de retardo o bloqueo. Son ideales para salas de lotería, joyerías y gasolineras. Tienen dos cerradoras y 180 RU.
  • Grado V: Solo las cajas fuertes de mayor seguridad tienen este grado. Son perfectas para obras de arte y objetos de gran valor. Cuentan con dos cerraduras y 270 RU.

Recomendaciones para elegir una caja fuerte

Ahora que conoces los distintos tipos de cajas fuertes que existen, debes saber cómo elegir la ideal para ti. Las empresas profesionales, como Seguridad Soler, tienen un amplio abanico de opciones y tomar una decisión puede ser complicado. Por eso hemos recopilado estos consejos que serán tu mejor guía antes de comprar una caja fuerte:

  • Piensa qué guardarás dentro: Puedes decidir el tamaño ideal de la caja en función de los objetos que guardarás dentro. Para cosas pequeñas como joyas o documentos, 20 litros suelen ser suficiente. Pero no olvides que mientras más grande sea, más difícil será para los ladrones llevársela.
  • Elige el lugar: Si sabes de antemano dónde ubicarás la caja fuerte, será más fácil tomar la decisión. Con esto en mente puede decidir si quieres una caja empotrada o una de superficie, por ejemplo. Lo más recomendable es que sea un lugar oscuro, esquinas o sitio donde otras personas no puedan ver su contenido cuando la abras.
  • Protección contra robos: Optar por una caja fuerte homologada es una decisión muy inteligente. Asegúrate de que cuenta con las normativas necesarias y consigue a un profesional para la instalación. Toma en cuenta también otros extras, como alarmas y sistemas antirrobos.

Últimos Artículos

Artículos Relacionados