Una Casa de Ensueño para el 2022
Una Casa de Ensueño para el 2022
/

Una Casa de Ensueño para el 2022

Si estáis pensando en cambiar de casa, en renovarla, en iros al campo o en compraros un castillo en plan Kubrick (sin volveros tan locos, calma), aquí os damos unas ideas para que este 2022 sea el año en el que renovéis la casa, por si no nos dejan salir demasiado o no nos apetece (que hay sospechas).

Y sí, por soñar que no quede.

1.- Casa en el Campo

Parece que cada día la ciudad “mola menos” porque entre restricciones, enfermedades infeccionas y gente que nos cae mal… ¿a quién no le apetece darse una vueltecita por el campo? Parece que las propiedades por las afueras están subiendo como la espuma y, si os lo podéis permitir, iros al campo es siempre una buena idea.

Puedes vender tu piso en Madrid, olvidarte de gaitas con bombonas de butano, calefacciones d carbón, explosiones y demás gaitas e irte a disfrutar de esta vida con los osos que yo disfruto.

2.- Chimenea para ir preparando el invierno próximo

Ya sabéis que por Martin Cid Magazine no ponemos techo al gasto (sobre todo porque el amo Jack no quiere -es el perro, para quien no lo sepa-) así que  os proponemos que os deis un capricho en forma de chimenea para esa estupenda casa en la zona residencial de turno que os acabáis de comprar en el punto uno.

Os diréis: ya, pero hasta el próximo invierno falta mucho y me acabo de comprar la casa, ¿ahora es más de disfrutar del veranito, no? Pues iros pensando que las obras llegan, pero como en la peli de Tom Hanks (Esta Casa es una Ruina) nunca sabes cuando terminan. Igual para el 2025 la podéis tener terminada. Ánimo.

3.- Cancha de tenis

Yo siempre que me veo una peli de un tío de ésos con éxito siempre veo una cancha de tenis en la que está jugando otro. Vale que él no, así que es ideal para que os toméis un buen whiskazo mientras otra u otro atractivo o atractiva la disfruta o sufre.

4.- Un billar

Esto es capricho mío y en el fondo, como soy más chulo que un ocho con corona os voy a poner el pedazo de billar que tengo, con el tapete rojo que más mola para impresionar a los visitantes imaginarios que siempre andan por aquí.

Por cierto, no os sintáis mal, se puede jugar solo. En la página damos consejos para practicar y demás (y no es que yo juegue solo, eh).

5.- Cine en Casa

Una de las ventajas de vivir apartado es eso de poder poner la tele a toda pastilla y olvidarte de los vecinos (un poco falso, porque siguen protestando, menos, pero protestan). Una verdadera delicia cuando ves las peli en tu Dolby, con tu proyector y demás.

6..- Piscina

Dicen que esto es fundamental y casi que viene de fábrica para la gente pudiente. Seguro que si buscáis una inmobiliaria en Madrid encontráis una casa de lujo con su piscina (olímpica o no) que os puede servir para lucir esos abdominales de lujo que siempre seissteis para impresionar a las chavalas (o chavales) con los/las que siempre soñasteis.

Y si no, os ponéis a limpiarla que ya veréis el “trabajito” que os va a dar. Adelagazáis seguro.

7.- Perro guapo, guapo
7.- Perro guapo, guapo

7.- Perro guapo, guapo

Vale, Jack ya está pedido y como Jack no hay ninguno, pero podéis pensar en James Bond o en el del anuncio que le imita y pensar: ¿qué perro tendría? ¡Pues no! ¡Os vamos a recomendar un galgo afgano! Y no uno, porque uno solo está muy tristón: ¡dos!

Ya que esto va de fardar (y soñar) un poco, yo los veo perfectamente integrados en el sueño.

8.- ¡Un Helicóptero!

Sí, sí… estamos cogiendo carrerilla y ya puestos a soñar… ¡Pues un helicóptero como el que tenía Di Caprio en El Lobo de Wall Street. Ya sabéis, nada de meteros nada a la hora de pilotar y siempre con precaución.

Yo sólo lo digo: Kubrick tenía uno.

9.- Una bolera

¿Por qué una bolera? Pues por el final de There Will Be Blood (Pozos de Ambición en España), que termina la mar de dramática, pero el tipo se queda tan “ancho”.

Las luces de Navidad
Las luces de Navidad

10.- Las luces de Navidad, fundamental

Ya que os vais a comprar este pedazo de casa (a ver si me invitáis, por favor), hay que celebrar este evento por todo lo alto y en Navidad, ya sabéis, hay que decorar las cosas y dar de comer a la gente y poner eso la mar de elegante (bueno, igual sería mejor decir “hortera”).

Os diría que a ver si os toca el Gordo de Navidad pero… con eso no tendríamos ni para empezar. Luego entre jardineros, empleados varios, amas de llaves, mayordomos y gente que sujete nuestros egos…

Un saludo, feliz Navidad y muchos mejores sueños.

Lo Último en Estilo

© 2022 Todos los Derechos Reservados. Martin Cid Magazine.