Casinos vs Ciencia: una batalla sin fin
Casinos vs Ciencia: una batalla sin fin

Casinos vs Ciencia: una batalla sin fin

Gran parte de la población mundial, por no decir que toda ella, cree que es posible enriquecerse fácilmente con los juegos de azar. Pues, es la imagen que nos vende este mundo y que es alimentada también, por algunas ramas del entretenimiento. Por otra parte, se encuentra el ámbito de la ciencia, que ha logrado explicar detalladamente todo lo que sucede a nuestro alrededor. Y, por ende, nos ha demostrado que ganar en los diferentes juegos de black jack y otros entretenimientos del casino, va mucho más allá de la ciencia.

No obstante, traemos para ti, una historia en donde la ciencia es protagonista en el mundo de los casinos. Siendo parte de las jugadas maestras de un joven estudiante de Harvard.  

Bill Kaplan y las matemáticas como principal enemigo de los casinos

Era 1977, cuando Bill Kaplan decidió tomarse un año para irse a apostar a Las Vegas. Kaplan había estado estudiando un libro sobre el conteo de cartas. A partir de allí, pensó en utilizar un modelo matemático que le iba a permitir hacer dinero en el Blackjack. Sin embargo, este no era el sueño de su madre, que lo vio crecer obteniendo las mejores calificaciones.

Bill llevó consigo USD 1.000 y pasado nueve meses, los convirtió en 35.000 dólares americanos. Al finalizar su paso por Las Vegas, inició sus estudios en Harvard, alma mater en donde culminó su carrera universitaria.

Un salto de Harvard al Instituto de Tecnología de Massachusetts

Para la época, el Instituto de Tecnología de Massachusetts, mejor conocido como MIT por sus siglas en inglés, contaba con un reducido grupo de estudiantes que se dedicaban al conteo de cartas. Su líder, anonadado por sus hazañas en los casinos de Las Vegas, le pidió que entrenara y gestionara al grupo.

Durante el año 1992, hubo un auge en la industria de los juegos de azar y en los nuevos espacios reconocidos como “megacasinos”. Aquí, Bill y sus compañeros vieron una oportunidad que no podían desaprovechar. Amigos y socios que seguían de cerca el proyecto, contribuyeron con USD 1.000.000 para financiar una empresa llamada “Inversiones Estratégicas”. Dicha compañía, tenía la misión de capacitar estudiantes destacados en el manejo y conteo de cartas, para luego mandarlos a los casinos.

Uno de los estudiantes más destacados era Mike Aponte, que con solo 22 años de vida no sabía aún que quería para su futuro. Finalmente, al perfeccionar su juego, Mike recibió 40.000 dólares americanos para jugar a nombre del equipo. Al regresar a la universidad, después de su paso por los casinos, obtuvo una ganancia neta de aproximadamente USD 25.000.

Con el pasar del tiempo, la presión del equipo fue aumentando, ya que los jugadores fueron detectados uno a uno por los casinos. Impidiendo de esta manera que realizaran sus jugadas dentro de la industria. Esta situación, provocó que a finales de 1993 se disolviera la empresa “Inversiones Estratégicas”, con al menos 80 jugadores. El cierre de la compañía marcó el punto final de la carrera de Kaplan como jugador de Blackjack.

Como se conoce en la industria del casino “La casa siempre gana” y es una frase que jamás falla. No obstante, Kaplan y sus compañeros científicos fueron capaces de lograrlo. Razón por la cual, contar cartas en un casino es cruelmente penalizado.

Un poco de historia: Harvard y MIT

Estados Unidos es reconocido como uno de los países con las mejores universidades del mundo y entre ellas, la Universidad de Harvard. Fue fundada en 1636 y es la institución de estudios superiores más antigua de los Estados Unidos.

Por su parte, el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), es otra de las universidades más resaltantes de los Estados Unidos de América. Además, es una de las más prestigiosa a nivel mundial. Fue fundada en 1861, producto de un aumento en el sector industrial del país; por lo que sus estudios enfatizaban la instrucción en los laboratorios.

En su última edición (junio 2022), el QS World University Rankings posiciona al MIT y a la Universidad de Harvard, en la primera y quinta posición, respectivamente.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Lo Último en Ciencia

© 2022 Todos los Derechos Reservados. Martin Cid Magazine.