Valla de piscina de metacrilato: ¿por qué elegir este material?

Martin Cid Magazine

La piscina es una de las protagonistas del verano. Es una superficie que utilizan con mucha frecuencia las familias durante estos meses de calor y que sirve como un reclamo muy atractivo para las visitas. Cerrar su acceso es una acción habitual, tanto por motivos estéticos como por seguridad, y muchos propietarios se plantean qué material utilizar en este caso. Una solución óptima y eficaz pasa por instalar una valla de piscina de metacrilato, una estructura sólida y resistente que garantiza su mantenimiento durante un largo periodo de tiempo. Es un tipo de material que, además, permite la autogestión por parte del usuario, de manera que los aficionados al bricolaje pueden realizar la instalación con sus propias manos, sin necesidad de recurrir a empresas y profesionales externos. 

La valla de metacrilato para rodear una piscina es transparente, por lo que desde fuera se puede ver con claridad todo lo qué ocurre en su interior. Este punto es fundamental en un ambiente de estas características, ya que, cuando el agua es el principal medio, los adultos quieren tener controlados a los niños en todo momento. Esta condición también permite vislumbrar con facilidad si hubiera alguna incidencia técnica o una suciedad acumulada e imprevista. La visibilidad, por lo tanto, está garantizada.

Esta estructura, además, se fija al suelo mediante el uso de unos tornillos especializados, una acción que resulta familiar para cualquier amante del bricolaje doméstico. El proceso para instalar la propia valla de metacrilato en una piscina es muy fácil y requiere de únicamente un par de horas. La totalidad de la valla está compuesta por muchos módulos, que se conectan entre sí por medio de unas fijaciones de metal, que están colocadas tanto en los extremos como en las partes superior e inferior de cada uno de dichos módulos. Las fijaciones laterales se conocen como largueros y tienen la particularidad de que pueden cambiar su dirección, de manera que el usuario elige el recorrido completo de la valla. La fijación sobre el suelo requiere de una mayor inversión de tiempo y se realiza por medio de un trabajo de tornillería, que fija cada uno de los módulos al terreno. 

Ventajas del metacrilato

El metacrilato es un material que ofrece muchas ventajas, especialmente en sus usos en zonas exteriores. Su alta resistencia a todo tipo de condiciones climáticas garantiza su óptimo mantenimiento durante un largo periodo de tiempo, que se cuenta por un mínimo de diez años. Su aguante frente a los rayos de sol es otra de sus ventajas en materia de durabilidad. De esta manera, los propietarios pueden volver a utilizar la piscina, meses después de su último uso, y tienen la certeza de que el vallado se encuentra en unas condiciones similares. 

Sus características ligadas a la alta resistencia también permiten sostener los impactos. No es habitual que una persona o un objeto choque contra este tipo de vallas, si bien sí la continua entrada de gente puede provocar algunos choques que este material soporta sin sufrir alteraciones. 

Esta condición se traduce en una mayor seguridad para todos los miembros de la familia y los visitantes. La valla de piscina de metacrilato no cede ni se rompe en condiciones, ya sean normales o forzadas, de manera que los niños y las mascotas tienen restringido el acceso al agua cuando las puertas están cerradas. En un factor de riesgo como éste, el metacrilato se convierte en la mejor garantía de seguridad. 

Otra de las ventajas de recurrir al metacrilato para instalar una valla en la piscina está relacionada con la estética. Se trata de un material que se adapta perfectamente al entorno, principalmente por su condición transparente que impide que nuevos colores y formas se impongan. Al importante objetivo de la seguridad, se suma el atractivo, pues la piscina es un espacio de relajación y confort, que pide la recreación de un entorno agradable. En ese sentido, el metacrilato es una elección óptima para generar el mínimo impacto visual y que el entorno la piscina se convierta en una continuación de la vivienda. 

Seguridad La seguridad es uno de los puntos esenciales que llevan a los propietarios de piscina a utilizar el metacrilato como la estructura para bordear la zona de agua. Además de la larga vida útil y la fuerte resistencia a impactos y factores climáticos, hay otras características que mejoran la seguridad en su uso. Dispone, por ejemplo, de un sistema de apertura y cierre que resulta inalcanzable para los niños o los animales. Es un dispositivo que tiene un doble mecanismo, ubicado en la zona interior. La puerta, en todos sus usos, vuelve para cerrarse automáticamente, por lo que nunca se queda abierta. Cuenta, además, de una cerradura que se bloquea con una llave, para cerrar todo el recinto. En este punto, es imprescindible utilizar de nuevo la llave para abrir la puerta. 

ETIQUETAS:
Comparte este artículo
Seguir:
Martin Cid Magazine (MCM) es una revista cultural sobre entretenimiento, arte y espectáculos
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *