barcos

48. 1838. Desde el Vientre de la Sirena

Al principio no noté cómo ardía aquel fuego que casi amenazaba con consumirse. No fue nada planeado, simplemente lo hice. Podría decirse me llevaron mis pies, o tal vez que fue lo

Lo Último

© 2022 Todos los Derechos Reservados. Martin Cid Magazine.