thalia

Thalía, la sirena

Aquel marinero sin nombre de piel curtida me recordó al hombre del que no recordaba su rostro: Aquelaos. También nosotras tuvimos un padre al que no llegamos a conocer. Pronto nos abandonó

Thalía, La Sirena

Recuerdo el vómito seco de cólera tratando de escapar por mis entrañas mientras su sal me consumía desde el sexo hasta las mismas entrañas se llenaba de rencor y aversión y entre

Lo Último

© 2022 Todos los Derechos Reservados. Martin Cid Magazine.